Depresión y adolescencia 2


salud mental, depresión, ideas suicidas, pensamientos suicidas, adolescencia, adolescentes, jóvenes, señales de alerta, riesgo suicida

Depresión e ideas suicidas en la adolescencia. © Dibujo. Christian Oset

 

La adolescencia es una etapa difícil de cambios y estructuración de la personalidad. A veces es complicado para los padres saber si el comportamiento de los hijos es debido a la edad o si realmente sale de lo “normal” y hay que preocuparse. La depresión y los pensamientos suicidas son mucho más frecuentes de lo que pensamos. Estas son las señales de alerta más habituales:

– Tristeza la mayor parte del tiempo, ganas de llorar frecuentes o sin motivo aparente.

– Cambios bruscos del estado anímico, irritabilidad, hostilidad, ataques de ira repentinos.

– Apatía, desinterés, no disfruta con las actividades que le gustaban.

– Cansancio, falta de energía, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria, indecisión.

– Aislamiento, distanciamiento de la familia o de amigos, prefiere estar solo.

– Baja autoestima, nivel alto de autoexigencia y autocritica, frustración, sentimiento de culpabilidad.

– Bajada del rendimiento escolar, trastornos de aprendizaje, absentismo.

– Dolores físicos sin causa médica, sobretodo dolor de cabeza i/o de estómago.

– Desequilibrios del sueño: insomnio o dormir más de lo normal.

– Cambios en los hábitos alimentarios, pérdida de apetito, anorexia, bulimia.

– Violencia, comportamientos imprudentes o autodestructores: adicciones, conducción temeraria, sexo sin protección, huidas, buillying, automutilación…

– Pensar o hablar sobre la muerte y el suicidio.

La adolescencia suele implicar estos cambios emocionales, el alejamiento de los padres, desánimo, sin que sea patológico. Pero si esta conducta se prolonga en el tiempo o si los cambios son importantes con respecto al comportamiento habitual del adolescente, puede ser signo de depresión. Y la depresión es la primera causa de suicidio, no lo olvidemos.

Lo mejor que pueden hacer los padres para los adolescentes es estar presentes, pasar tiempo con ellos, hablar con ellos y sobretodo escucharles sin infravalorar sus problemas. Instalar desde la infancia un clima propicio a la comunicación, la confianza, la confidencia, es fundamental. Y aunque para nosotros sea obvio y a ellos parece que les agobiemos, necesitan oír que les queremos. Hay que verbalizarlo y dejarles claro que siempre tendrán nuestro apoyo y cariño. Nunca hay que bajar la guardia ya que muchos adolescentes, sobre todo cuando la relación en casa es buena, esconden los síntomas para no preocupar a los padres, para evitarles problemas y esta falsa lealtad puede ser fatal. Los padres tenemos que conocer estos temas, saber que pistas debemos seguir, estar informados, el riesgo es perder lo más importante de nuestras vidas, a ellos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Depresión y adolescencia